jueves, 31 de julio de 2014

Volamos juntos, en paralelo, y sólo al llegar a meta aterrizamos a ritmos diferentes. 
Tu vuelves en picado, directo y sin paradas. Yo me siento en una hoja grande, de chopo, a que me mueva el viento en el trayecto, saboreando el camino hasta el suelo.